Perú se adapta a la realidad de nuevos mercados

Perú se adapta a nuevos mercados

Mientras la producción mundial continúa en ascenso, el enfoque está apuntando cada vez más a la calidad y consistencia de la oferta, dice Federico Beltrán de Terra Business

Perú está camino a convertirse en el proveedor líder de arándanos frescos del hemisferio sur. Su crecimiento a través de los rankings globales de productores ha sido meteórico: solo en el 2012 había 11 hectáreas en producción y para el final del presente año, esto habrá llegado a 6,000 ha, produciendo un volumen de exportación de más de 4,000 toneladas. Para el cierre del 2021 habrá 11,000 hectáreas cultivadas y el volumen de exportación de Perú excederá las 120,000 toneladas, superando a Chile, quien ha dominado la oferta contra estacional hasta ahora.

Federico Beltrán de la consultora Terra Business comenta que la industria está en la cúspide de entrar a una nueva fase en su evolución. A lo largo de los próximos cuatro años, el crecimiento explosivo dará paso a un volumen de producción más estable y el foco estará cada vez más en la calidad. Como se ha visto en la temporada pasada, el aumento del consumo mundial y una ventana de marketing favorable ya no son suficientes para garantizar una temporada rentable. “En el futuro, la consistencia de la oferta y la eficacia de los costos serán los motores de la competitividad en los mercados mundiales”, indica Beltrán.

Más allá de su creciente popularidad, es fácil ver por qué los arándanos son un cultivo tan atractivo para los productores peruanos. Ellos complementan cultivos de exportación establecidos como espárragos, paltas, mangos y uvas de mesa, garantizando así que la mano de obra, empacadoras y los canales de distribución se utilicen plenamente durante todo el año. No obstante, Beltrán afirma que el establecimiento de la industria ha sido una curva de aprendizaje empinada e intensa, no sólo en términos de producción, sino también de desarrollo del mercado.

Él no se queda en ilusiones con respecto a lo que el futuro depara y predice que, a excepción de la extraña buena temporada, moderados a bajos precios serán la nueva norma de ahora en adelante. “Inicialmente, la oportunidad del Perú consistía en llenar los intervalos cuando los mercados estaban relativamente poco abastecidos y actualmente aún se pueden lograr los mejores precios de esta forma”, comenta. “Pero Perú está ampliando gradualmente su ventana comercial y en pocos años podremos abastecer el mercado en toda la temporada del hemisferio sur, desde septiembre hasta marzo.”

A partir de este punto, el éxito de la industria se verá gobernado por su capacidad para suministrar un producto de alta calidad que llegue al mercado en buen estado y elegir las variedades correctas será crucial.

Desde 2011, los productores peruanos han tenido acceso al último material genético vegetal y actualmente cerca del 50 por ciento de la superficie del país está formada por variedades protegidas. Uno de los más exitosos es Ventura: su alta productividad, bajos costos de cosecha, firmeza, tamaño de la baya, calidad y prolongada vida útil lo hace popular entre los productores de todo el país. Biloxi es también una variedad muy fuerte y representa prácticamente toda la producción de Camposol, uno de los dos principales productores en el país junto con Talsa.

Fuente: Revista “Fresh Focus Latin America 2017”, The annual Publication from Eurofruit, Asiafruit and Americafruit.

| ver artículo original | Traducido por inform@cción


libro exportando de datos de agricultura

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

INTRANET
Compartidos