Buenos vientos comerciales en Europa para las exportaciones de granadas

granadas peruanas

Turquía y Perú son dos grandes protagonistas.

Europa es un mercado importador neto de granadas, donde esta fruta se ha convertido en un alimento muy bien recibido en los sectores más altos. Su auge se condice con la tendencia del consumidor europeo por demandar frutas exóticas y saludables que, a la vez, puedan ayudar a mejorar os ingresos de los exportadores de los países en vías de desarrollo.
De acuerdo a un reciente reporte del Centro para la Promoción de Importaciones de Países en Desarrollo –CBI, la granada se encuentra en un grupo de frutos (que incluye además a la chirimoya, níspero y tunas) cuyo volumen de importación en el Viejo Continente creció de 67 mil toneladas en 2013 hasta 95 mil toneladas en 2017.

“Los responsables de este crecimiento son proveedores de países en desarrollo, con Turquía y Perú como los principales agentes. La importación desde otros países no europeos es estable y se origina mayormente de Israel y Chile”, detalla el documento, que agrega que el comercio del fruto se proyecta muy positivo en este mercado tanto de cultivos domésticos en España y Grecia, como de aquellos de otras latitudes que llegan a través de Países Bajos y otros países comercializadores.

En este contexto, apunta, Alemania es un destino principal para las granadas, pues las condiciones generales del clima en el norte europeo no son propicias para su producción.  Por ello, no es de extrañar que gran parte de las transacciones del fruto tengan como destino final el mercado germano, cuyos principales proveedores son Turquía y España, países que, a su vez, son suplementados por otros proveedores a través de Países Bajos. Un segundo mercado en crecimiento es Italia, seguido de Francia y el Reino Unido.

Los envíos de países en vías de desarrollo como Perú, Colombia y Sudáfrica llegan a este espacio a través de Países Bajos, desde donde se distribuyen a las naciones europeas.

Estos países tienen como competencia a nivel local europeo a España, que desarrolla su temporada de granada de octubre a enero. El país ibérico produce un promedio de 50 mil toneladas del fruto, la mayor parte de la variedad Mollar de Elche, que es excepcionalmente dulce y que cuenta con una denominación de origen protegida. Por ello, España no solo muestra un alto consumo de granada en su mercado interno, sino que es el principal proveedor dentro de Europa.

Otros productores en la región son Grecia e Italia, este último en un escenario en que la demanda excede la oferta por lo que compite con España, Turquía e Israel en su propio mercado interno.

Beneficios y tendencias

La agencia de promoción refiere que la granada está bien considerada gracias a que se le clasifica como una ‘superfruta’ con excepcionales características para una dieta saludable por su contenido de ácido punícico, vitamina c y antioxidantes. Estos puntos se resaltan como argumentos comerciales de valor.

Además, el fruto se ha vuelto popular también como ingrediente para los jugos de fruta, aguas saborizadas, mermeladas, ensaladas y postres. El aceite de la semilla de granada también se puede encontrar como un suplemento alimenticio y en productos de cuidado personal.

En este marco, una tendencia a la que vale prestar atención es que el consumidor europeo prefiere la fruta de conveniencia, es decir aquella que es fácil de preparar y lista para comer. Por ello, las granadas no siempre se venden como fruto entero, sino que los supermercados están ofreciendo también arilos o semillas empacadas frescas o congeladas.

La ventaja de la venta de arilos, explica el CBI, es que ofrece al exportador la posibilidad de entrar a un mercado con fruta menos perfecta, ya que los ejemplares con algún defecto superficial pueden venderse bien como producto pelado y listo para comer. Sin embargo, se observa que exportar arilos frescos es complejo por su limitada vida en mostrador y porque requiere avanzada tecnología, como una atmósfera modificada de empaque.

Las granadas se cultivan ampliamente a través de Asia central, Medio Oriente y el Mediterráneo, así como en zonas secas de Norte y Sudamérica. Los más grandes productores a nivel mundial son India e Irán. Buenos ejemplares comerciales destacan en Turquía, España, Israel, Marruecos, Perú y Estados Unidos, países donde la producción está expandiéndose de manera rápida.

De hecho, de este grupo, Turquía, con 43 mil toneladas, Perú con 14 mil toneladas e Israel con 8 mil toneladas, fueron los mayores exportadores de granadas a Europa en 2017. “Turquía y Perú han incrementado su provisión significativamente en los últimos cinco años. Israel ha caído al tercer lugar con un menor volumen de exportación en 2017”, cita el estudio.

Fuente: Agraria.pe | 15-05-19

siuva norte 2019 inscripciones abiertas

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

INTRANET
Compartidos